jueves, 11 de noviembre de 2010

Volarás


Nunca había subido en avión pero sabía que le gustaría surcar los cielos sobre esa maravilla de la ingeniería. Desde que se acordaba, soñaba con hacerlo. Un día probó con un globo aerostático y al principio fue bien, pero según pasaban los minutos, se dio cuenta de que la tela tenía muchos agujeros y el globo perdía altura. Aún así ella soplaba fuerte para que no tocara tierra y por unos instantes, conseguía mantenerlo en el aire, aunque fuera sólo unos pocos centímetros. Sin embargo, una racha fuerte de viento la lanzó al suelo.

Dolorida, miró al cielo y vio cómo en el globo acababa de subirse otra niña. El globo subía esta vez sin esfuerzo y desde abajo, ni siquiera parecía tener agujeros. La pobre pequeña, dolorida todavía por el golpe, se lamentaba perpleja: "¿Sería culpa mía, y por eso el globo no volaba?". Y cuando más absorta se encontraba en sus negativos pensamientos, a lo lejos, brilló una luz. Era el reflejo de un avión.

lunes, 8 de noviembre de 2010

Los posos del café


Lee la primera parte de esta entrada en El Juntaletras.


Salió de la cafetería mirando las puntas de sus zapatos, unos aburridos mocasines marrones.
- Debería habérselo dicho pero... No, mejor no. He hecho bien. Mejor dejar las cosas como están.

Ella buscó algo apresuradamente en su bolso, obligándose a no mirar atrás, justo en dirección contraria a la de él.
- Se acordaba de la sacarina del café. Seguía siendo el mismo de siempre. ¿Por qué no le habré dicho nada? Demonios, no encuentro el móvil.

Y mientras, el camarero de toda la vida que recogió sus tazas, los observaba desde la barra, moviendo la cabeza.
- Jamás había escuchado una conversación tan banal con esa intensidad en las miradas. La misma de hace veinte años. ¿Hasta cuándo seguirán viviendo en esas mentiras que llaman vidas?

Y tiró a la basura, con furia, los posos del café.

sábado, 16 de octubre de 2010

Encantada de conocerte

En el mundo existen dos tipos de personas: las que pasan por tu vida de puntillas y las que, sin apenas darte cuenta, inundan tu rutina de luz (las personas malas no merecen encuadrarse en ninguna categoría así que las ignoro). Hoy quiero referirme a las que desprenden luz. Uno de estos faros se llama Javier Sánchez.

La gente que no lo conoce puede pensar que es algo egocéntrico o superficial. De hecho, él suele definirse así de vez en cuando. Nada de eso. Se trata de una protección, una máscara que se autoimpone para protegerse de los demás. Porque él es tímido, generoso y profundo, mucho. Me gusta compartir con él risas, lágrimas, segundos de silencio y de miradas cómplices.


Necesito su sonrisa para avanzar y sus abrazos para pensar que todo sigue en su sitio. A pesar de la distancia que nos separa, no pasamos más de un par de días sin saber el uno del otro, aunque a veces algo más y cuando ocurre, siento que me falta algo. Me falta luz. Hoy cumple 25 años, muy pocos para la madurez que destila, y no puedo evitar sentirme triste porque no estoy a su lado. Estas palabras intentan paliar esta distancia, pequeño. Gracias por dejarme llegar al interior de esa supernova que eres. Te quiero y estoy encantada de conocerte.

martes, 21 de septiembre de 2010

Entre pinceles y flautas

Durante ocho años, su mirada nos siguió día tras día aunque, en realidad, nunca llegamos a conocerlo. Las sonrisas por las buenas notas sacadas en un examen; las lágrimas por no ir a las Olimpiadas escolares; las carreras para comprar pinceles con los que pintar el cielo de Belén y por supuesto, las desafinadas notas musicales que emitíamos con las flautas "hohner".



Este cuadro de Juan de la Cierva, situado en nuestro colegio, ha sido testigo de una de las etapas más felices de mi vida. Al inventor del autogiro, desde este rinconcito del ciberespacio, quiero rendirle mi particular homenaje, en un día como hoy.

PD: Mi colegio era, por supuesto, el Juan de la Cierva :).

lunes, 13 de septiembre de 2010

Copenhague

"Nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos. Conservados tan sólo, posiblemente, gracias a aquel momento fugaz en Copenhague. Gracias a algún hecho que nunca se podrá localizar ni definir del todo. Gracias al núcleo final de incertidumbre que hay en el corazón de las cosas".

Extracto de la obra teatral 'Copenhague', de Michael Frayn. Nunca la filosofía y la física teórica estuvieron tan unidas. Ni siquiera la bomba atomática las pudo separar.


sábado, 21 de agosto de 2010

Las comparaciones son odiosas

Echo de menos algo así en España.


Se trata del Holocaust Memorial y rinde homenaje a todas las víctimas judías del Holocausto. Aquí, ¿qué hemos hecho para recordar a las víctimas del Franquismo? Nada. O sí. Hemos echado al único juez que tuvo las agallas de intentar sentar en el banquillo a los culpables.

Y agallas, y muchas, han tenido los alemanes, y sobre todo, los berlineses. Superar dos guerras mundiales y la durísima Guerra Fría no es baladí. Y podrían haber mirado hacia otro lado en la reconstrucción de la ciudad y olvidar todo lo que han sufrido, pero no. En su lugar, levantaron el Holocaust Memorial o mantienen en pie varios tramos del Muro de Berlín. En España lo único que sigue en pie es el vergonzoso Valle de los Caídos.

Con su conducta, Alemania lanza un mensaje claro al mundo: la Memoria Histórica es fundamental para que un país siga avanzando. Son como el Ave Fénix. Últimamente, incluso la locomotora de Europa. Ellos lo han conseguido. Nos llevan mucha ventaja así que comencemos ya a poner a cada uno en su lugar y a llamar a cada cosa por su nombre.

jueves, 24 de junio de 2010

Empieza por P...

Pelota de tenis, pasear en bici, paletos montados (como yo), peine marrón, paletas de playa, patatas al estilo pobre, peleas los domingos por la mañana en la cama de matrimonio, pucheros cuando me peleaba con mi hermana y me regañabas, picotear, procesión del Cristo, piscina de Castellar, playa (cualquiera valía), pulsera de mamá, pareja perfecta (mamá y tú), pantalón de chandal desgastadísimo, playeras perpetuas, pasión por tu familia, persuasión con la que siempre nos convencías, placebos nocturnos para calmar nuestro dolor de pierna, prácticas con mamá y Maroto, pies horribles (como los nuestros), perdón (nunca fuiste rencoroso), paciencia infinita con tus dos loritos de hijas, París con mamá, políticos mentirosos, Phill Collins, Perales, Perico, Pilares de la Tierra, Pelayos de la Presa, pillacorbatas intantiles, pozo con su cubo, su soga y sus tapones, porras los domingos, palmas para casi todo, pitos fuertes y perfectos...

Todo empieza por P, papá. Hoy te recordamos un poquito más.

jueves, 10 de junio de 2010

Magnolia


Aquella frase volvió a sacudirla. Escondida durante tanto tiempo en algún rincón de su mente, de pronto, volvía a cobrar protagonismo. El acogedor salón y las amigas de hace un lustro, hoy se habían convertido en la sala de cine de la filmoteca y un puñado de desconocidos. Entonces, como ahora, miró a ambos lados. Las butacas vacías no devuelven miradas. Mientras "Tengo tanto amor para dar" tamborileaba una y otra vez en su cabeza, ella cerró los ojos y pensó en Young Americans.

domingo, 6 de junio de 2010

A los dos nos duele la cabeza

Increíble pero cierto. Las mujeres no somos las únicas que ponemos excusas a la hora de practicar sexo con nuestras parejas. “Cariño, me duele la cabeza”, “estoy cansada”, “he tenido mucho lío en la oficina”… Todos sabemos que éstos son los típicos pretextos que argüimos cuando no nos apetece ningún tipo de acto sexual.

Sin embargo, ¿qué hay de ellos? ¿Por qué pensamos que siempre están dispuestos a entregarse a los placeres carnales? Un estudio publicado por la Asociación Española de Salud Sexual revela que el 52% de los hombres españoles admite poner excusas en la cama a su pareja. Un dato cuanto menos, sorprendente, y que, por suerte, rompe con el prototipo de macho man.

Según los expertos, no pasa nada porque el hombre esté cansado un día en concreto. Es algo normal, como nos ocurre también a las mujeres. El problema radica en que, en muchos de estos casos, detrás se esconden problemas de disfunción eréctil. Por vergüenza, el varón no se atreve a confesárselo a su pareja y prefiere poner todo tipo de excusas antes de hablar abiertamente del problema.

Grave error. La disfunción eréctil no se arregla sola o dejando pasar los días, como si fuera un catarro. Para tratar este problema es necesaria la ayuda de un médico, que se encargará de valorar si a raíz de esta disfunción se podría desencadenar alguna enfermedad más grave. No hay que olvidar que los factores de riesgo de una enfermedad cardiovascular son los mismos que los de la disfunción eréctil: diabetes, hipertensión o colesterol alto.

Pero no es fácil que el hombre se sincere con su pareja en este sentido, sobre todo, si supera los 40 años. La educación conservadora y machista a la que han estado sometidos durante tantas décadas se convierte en una barrera infranqueable que sólo una pareja paciente, a base de mucho diálogo, confianza y empatía podrá superar. El estudio no dice nada respecto a las parejas homosexuales y también sería interesante saber cuál es su comportamiento respecto a este tipo de problemas.

En este punto, llama la atención el polo opuesto. Cada vez son más los hombres que acuden al médico para aguantar más. Según el doctor Martínez Salamanca, urólogo del hospital Ruber Internacional de Madrid, muchos de sus pacientes, que experimentan buenas erecciones, le piden fármacos para durar más. Como él mismo señala sería algo así como “puedo leer sin gafas pero con ellas leo mejor”. ¿Qué papel juega aquí el médico? ¿Debe recetar fármacos cuando la enfermedad no existe?

Aunque éste no sea el problema que nos ocupa, resulta curioso que haya hombres que acudan al urólogo para mejorar sus relaciones sexuales, que ya son buenas de por sí, y sólo un 10% de los varones que sufren disfunción eréctil, una patología REAL, se atrevan a tratarla. Cuánto daño ha hecho la supuesta virilidad masculina… El hombre es un lobo para el hombre.

viernes, 28 de mayo de 2010

¿Hallazgos bajo llave?

¿Debemos ponerle límites a la Ciencia? ¿Quién decide hasta dónde se puede investigar? ¿Puede un descubrimiento hacer que tiemblen los pilares del sistema social? The man in the white suit (1951) deja en el aire todos estos interrogantes planteando una sencilla historia. Sidney Stratton (Alec Guinness) trabaja como científico en diferentes fábricas textiles intentando descubrir un tejido que sea irrompible y que nunca se pueda manchar. Tras muchos intentos finalmente parece haberlo conseguido pero nadie quiere permitir que se haga realidad. Los ricos empresarios de las empresas de textil ¿qué fabricarían?, ¿y los obreros de las fábricas?, ¿y las lavanderas? Con prendas de ropa que duraran siempre, el negocio se iría al traste en cuestión de unas horas. Sin embargo, se trataba de una hallazago científico sin precedentes...

Con independencia de que la película sea ficción, podemos preguntarnos si no existirán ahora mismo descubrimientos similares que se encuentran bajo llave por temor a un cataclismo en el sistema establecido. Por poner un ejemplo, ¿qué ocurriría si se descubriera una energía completamente limpia? Que echaría por tierra el negocio petrolífero. ¿Y una bebida que eliminara para siempre la sed? ¿Y un compuesto que elimara los tejidos grasos del cuerpo humano? ¿Y qué hay del elixir de la eterna juventud?

Dejando a un lado estas cuestiones, la cinta de Alexander Mackendrick, emitida en el ciclo Cinema al Campus, refleja la enorme distancia entre del mundo científico y el público general. Prueba de ello es la escena en la que el protagonista intenta explicar su hallazgo a la joven Daphne Birnley (Cecil Parker). Ésta no entiende nada de lo que le cuenta el investigador y tiene que consultarlo en la Enciclopedia Británica. Además, la película muestra al científico de forma estereotipada, rodeado de probetas y mecanismos extravagantes que no dejan de expulsar humo. También los periodistas juegan aquí un papel importante, pues el joven Stratton piensa en ellos como aliados para dar a conocer su descubrimiento.

Un largometraje entretenido y dinámico, con ciertas dosis de humor que, por encima de todo, deja sobre la mesa la siguiente cuestión ¿dónde están los límites de la investigación científica?

domingo, 23 de mayo de 2010

Una de brava... de Costa Brava


Mientras su madre se quemaba al sol, el niño alérgico a la sal miraba al mar. Buceaba con los ojos.




Maga, A la hora del sol (2010).

domingo, 16 de mayo de 2010

Beautiful day

Un niño corriendo en círculos con su paragüas amarillo y azul.
Sonrisa.

Un joven con enormes cascos de mp3 cantando en voz alta por la calle Aragó.
Sonrisa.

Un músico tocando una conocida canción de rock en el metro.
Sonrisa.

Una gaviota desorientada que emite graznidos en el Eixample.
Sonrisa.

¿Quién dijo que los días de lluvia eran tristes?

viernes, 7 de mayo de 2010

En mi cápsula de albal

Ahora dicen que hay muchos más universos
infinitos como el nuestro.
Dime si no es para volverse loco,
¿no te sientes más pequeño?

Dos espejos frente a frente crearán
cien mil caras que observar,
puede que alguno de ellos sea el real,
lo tendré que investigar.

Que empiece el viaje ya ...

Infinita ingenuidad, ilusión centesimal,
me creía tan capaz con mi cápsula de albal,
mi torpeza fue total, de tan grande es demencial,
no detecto una señal, nunca encontraré el lugar
donde al fin me entienda.

Me perdí en mi universo, ¿y tú?

No volveré a hacerlo más, no he encontrado respuestas.
¿Y si no regreso jamás y este ruido no cesa?
Mundos que van a estallar si mi vida es la apuesta.
Y yo ya no puedo hacer más si este más siempre resta ...




Universos Infinitos. Love of Lesbian

domingo, 25 de abril de 2010

¿Un día cualquiera?

Suenan unos acordes en Rambla Catalunya. De pronto, entre el público que observa con curiosidad a los músicos, se adelantan personas. Dejan sus pesados bolsos, mochilas o bolsas en el suelo y forman un círculo alrededor. Un señor de unos 70 años le da la mano izquierda a un joven con el pelo largo y la derecha, a una señora cuyos hijos la miran maravillados. Y así, sucesivamente, de forma que el pequeño círculo va aumentando de tamaño, tanto que se tienen que formar dos nuevas esferas. Lo que está sonando es una sardana y estamos en Barcelona, en el día de Sant Jordi.


En cuanto sales a la calle esa mañana te das cuenta de que es un día especial. En el Eixample, por ejemplo, en cada esquina, te encuentras un puesto que vende rosas, siempre engalanado con la bandera de Cataluña. Y esa exaltación nacionalista también la encuentras en numerosos balcones de la ciudad e incluso en los autobuses. En cuanto a las librerías, todas, por muy pequeñas que sean, sacan sus mejores obras al exterior.


Lo más normal es cruzarte con mujeres, ancianas, jóvenes o niñas que sostienen con orgullo rosas en sus manos, pero no rosas cualesquiera. La rosa de Sant Jordi está compuesta de una espiga y de una franja con los colores de la bandera de la comunidad (conocida como senyera). La rosa simboliza la pasión, la espiga la fertilidad y la bandera recuerda al patrón de Cataluña. Según la tradición, los hombres tienen que regalar a sus mujeres rosas y ellas a éstos, libros, pero las cosas hoy son diferentes. "Mi padre en Sant Jordi siempre compra tres rosas, una para mi madre otra para mi hermana y otra para mí", me contaba una compañera del máster. Por eso, es habitual encontrarte con señores que llevan cuatro o cinco rosas bajo el brazo. Sin embargo, "mi novio me hace elegir entre rosa o libro y yo siempre elijo libro", añadía mi compañera con una sonrisa.


Avanzando por la ciudad llegas al epicentro del día, Rambla Catalunya. Puestos de flores y de libros a un lado y a otro retienen la atención de las miles de personas que desfilan ese día por el famoso paseo. Conocidas editoriales se suceden con otras minoritarias y las tradicionales rosas se alternan con otras fabricadas con madera, tela o papel. Los precios oscilan entre los dos y los cinco euros, dependiendo del material y la calidad de la flor. Además, al comprarla en determinados puestos, contribuyes económicamente a alguna causa social.


Y con tantas miles de personas allí reunidas, tanto público "objetivo", los partidos políticos no podían quedarse al margen. PSC, PP, ICV, ERC, CIU, UPyD, sindicatos como CNT, movimientos antiglobalización, anarquistas y asociaciones de todo tipo también tienen su caseta en la Rambla. Allí se dejó ver Alicia Sánchez-Camacho, presidenta de los "populares" catalanes junto al padre de Mari Luz Cortés, Juan José Cortés, que presentaba su libro "Ciudadano Cortés". Una señora que los observaba le preguntó a otra que la acompañaba, "¿quién es ése?" y su amiga le respondió, "el padre de la niña que mataron, la Mariluz". Y Juan José Cortés, a un metro de ellas, impasible, siguió con su mirada fija en la dirigente del PP, ajeno, en apariencia, a todo comentario.


Llama la atención que unos jóvenes, afiliados a un partido nacionalista, portaran camisetas que rezaban "Catalonia is not Spain" y cinco puestos más abajo, en la caseta de UPyD, ondeaban las dos banderas, la catalana y la española. Pero Sant Jordi no es eso. No es propiedad de los partidos políticos. Es una fiesta nacionalista que no aparta ni señala a los que en lugar de sentir la "senyera" sienten otra pasión, territorial o terrenal.

jueves, 22 de abril de 2010

La meva primera exposició (a català)

Nosaltres vam elegir a L’ Eduard Punset perquè és català i és un personatge molt peculiar. A més a més és periodista científic i nosaltres ara estudiem un màster de comunicació científica aquí a l’IDEC.

Una mica de la seva biografia: L’Eduard Punset va néixer a Barcelona, l’any mil nou cents trenta sis. Va estudiar vàries carreres. És advocat, economista i periodista científic. Va treballar a importants llocs com el FMI (efa, ema, i), la BBC o The Economist.

Actualment és professor de comunicació científica a l’universitat Ramón LLul. També té una productora àudio-visual i dirigeix i presenta el programa Redes, a la 2 de televisió espanyola.

Com curiositat, l’Eduard Punset té més de cent vint i quatre mil seguidors a facebook.

Una mica més de la seva vida. L’Eduard Punset va ser ministre de relacions europeas a la transició. Fa poques setmanes, le va demanar a la ministra de Cultura, l’Ángeles González Sinde, aquí, a un congrés a Barcelona que no controli Internet. Per aquest motiu, molts personas le volen com nou ministre de cultura.



Com vam dir abans, L’Eduard Punset dirigeix i presenta el programa Redes, a la 2. Es un programa de comunicació científica i els seus començaments no van ser fácils. Els directius de televió espanyola volien un programa econòmic. A més a més ells creien que Redes era sobre pesca. Però es va superar tots els problemas i Redes va ser un programa pioner al seu ámbit.

Com curiositat, l’Eduard Punset va tenir càncer de pulmó l’any dos mil set i ho va superar.



**Siento que esta entrada tenga un formato raro, pero está copiada de Word.