lunes, 15 de abril de 2013

De extraños lugares

Sucede que un poema puede convertirse en un boceto que, releído después de algún tiempo, vuelve a dejar oír su voz para revelar lo que el poeta olvidó o no supo ver en un determinado momento ya que la poesía, que procede de extraños lugares, es un acto de la memoria que no siempre permite el acceso a sus rincones perdidos. Aceptando este hecho, el poema es, para mí, el resultado de diálogos que se interrumpen o reanudan inesperadamente más que de la mayor o menor habilidad de quien mueve la pluma.

Zona desconocida. Julia Uceda.

martes, 9 de abril de 2013

Dos gigantes

No tendrían más de ocho años. En el universo de juegos que conformaba la casa entera, un grueso libro conseguía despertar la curiosidad de las pequeñas. Apoyado en su mesita de noche, lo que les fascinaba era la imagen de portada, una joven semidesnuda envuelta entre su larga melena dorada que parecía soñar con mundos lejanos. "La vieja sirena", leían las dos al unísono. Solo unos años más tarde, cuando repentinamente la mesita se quedó sin dueño, una de las pequeñas extrajo el viejo libro de la estantería. Al abrirlo descubrió el marcapáginas que usó él y, pese a su dificultad, se enfrascó en su lectura. Las palabras de Sampedro la acompañaron durante un largo y duro verano. Sampedro, el mismo que luego descubrió defendiendo un movimiento con el que ella comulgaba en tantos aspectos. Y seguramente él también. La otra pequeña compró una nueva edición del libro para mantener vivo ese recuerdo. Dos gigantes. Dos huecos.